La luh d'ehte zó de mi tierra

Autor: Miguel Ángel Hiniesta Sánchez
Adaptación [NOTA-Porrah a PAO]: José María De Benito Saucedo
Norma: PAO
Fuente: NOTA-Porrah en andalú | habla.andaluza


I

Entoabía queaban floreh d'azaá abiertah en loh limoneroh de la plazoleta de Zan Franzihco. Un coxe cruzó rápidamente la Ronda Norte dehando atráh er Matapiohoh pa í ayá arriba. Z'ehcuxó'r ruío de doh maletah en la caye, lah yebaba'r pare, la iha rezién yegá era un preziao tezoro. I en la puerta de la caza ehtaba la mare con zuz ohiyoh cahtañoh ehperando a zu niña. Eya en cuanto ze la encontró dehó be qu'era una muhé mu bezucona. Ar poco, carmá l'anzia que loh conzumía, ze puzieron a ablá:
—E aprendío munxo, aqueyo eh otro mundo.
—¿Antonzeh t'a guhtao?
—A bé, ehto eh otra coza; lo qu'aquí encuentro, Madrí no me lo púo da nunca.


II

Z'azercaron a bizitalla. La tía bibía ayí abaho, en una caza de doz ohoh, d'influenzia ingleza, qu'anque ehtaba ehtropreaíya mantenía la ezenzia arihtocrática que le daba abé zío cohtruía n'er zegundo dezenio der ziglo bente por una familia de la burguezía zalazonera. La mare picó i z'ehcuxaron loh zapatoh de cuña de la tía rezoná n'er zuelo idráulico. En na, la puerta z'abría, dándoleh pazo a un frehco zagualito'e texoh artoh i coló blanco. Como la tía tenía que pintá'r patio i la muxaxa ehtaba dezeandito de hazé argún trabaho con zuh manoh, lah doh ze puzieron ropa bieha i empezaron a mobé loh mazeteroh, la tía l'enganxó n'er delantá un heranio que ze l'abía roto. Antonzeh una boh cruzó l'aire.
—Tita, ¡ai qué bé lo bien que canta la muxaxa eza!
—Eh una gloria ehcuxalla. Mah o menoh por ehta ora ze pone a ayùá a la mare con loz arregloh de la cohtura i empieza a cantá, i como ze deha la bentana abierta ze l'ehcuxa.
—Po aholá que nunca la zierre.
—Mira, loz otroh díah cantaba unoh fandangoh mah bonitoh… I en Zemana Zanta le cantó una zaeta ar Pare Hezú, que bamoh, yo no zoi de yorá, pero me ze cayeron doh lagrimoneh…


III

Pa gorbé a caza tenía que pazá pol Lah Parmerah, por toh laoh abía niñoh hugando, i loh bareh ehtaban petaoh, abía munxa biíya. Ya zaliendo der pazeo, unoh rayoh de zo zinzero l'iluminaron la cara, prehtándole una calìéh que hazía tiempo que no zentía. Notó loz ohoh úmeoh. I zin ningún mieo ze confezó a zi mihma.
—Anque yebo barioz añoh fuera de mi pueblo i e ehtao'n munxoh laoh, eh como zi ninguno d'eyoh pudiera abibá la clarìá de mi arma, zólo lo conzigue la luh d'ehte zitio onde me crié, zólo la luh d'ehte zó de mi tierra.



Afoto por cortezía de José M. Figuereo